Ya hemos hablado de este tema en otras ocasiones, pero dada su importancia queremos insistir. La opinión de nuestros clientes cuenta, y mucho.

El esfuerzo que realizamos para conseguir que un cliente entre por la puerta de nuestro negocio, o que se acerque a nosotros a través de otros canales como es el digital, es muy grande, y cuesta mucho, tiempo y dinero. Y esto es recurrente, porque el tiempo es dinero.

No podemos permitirnos el lujo de tener un cliente en nuestro negocio y no tener la más mínima idea de qué opina de nosotros, o de por qué ha llegado hasta nuestra tienda, o de qué sensación saca de su visita, o de si se ha sentido bien atendido, …

Sí, son muchas cosas, y otras muchas más que se nos ocurriría preguntar, pero claro, lo primero que pensamos es que seguramente vamos a agobiar al cliente con todas esas preguntas. Y efectivamente, si lo sometemos a un tercer grado, lo más probable es que asustemos al cliente o que provoquemos un rechazo en él.

Como siempre en la vida, entre el blanco y el negro está el gris. No es necesario que pasemos de no hacer absolutamente nada a someter a nuestro cliente a un interrogatorio inquisitorio. Una idea basta para comenzar, y establecer una estrategia sobre el papel antes de empezar seguro que nos va a ayudar. Podemos empezar por intentar saber de qué zona de la ciudad acuden nuestros clientes a nuestro negocio, para ello con preguntar su código postal, valdría. Eso sí, las respuestas deben de poder almacenarse para tratarlas adecuadamente desde una hoja de cálculo, por ejemplo. De esta forma podremos medir sobre la pregunta efectuada.

Una vez hayamos conseguido un número adecuado de respuestas, que nos permita empezar a obtener impresiones medidas y reales, podremos incorporar una segunda pregunta, que nos permita profundizar en conocimiento. O incluso definir esa segunda pregunta en función de la respuesta a la primera.

Esto nos permitirá conocer la realidad de nuestro negocio y poder empezar a tomar decisiones realistas basadas en métricas efectivas. Realidades y no impresiones.

Seguro que volveremos sobre este tema, os aseguramos que tiene una importancia enorme para nuestros negocios.